Tecnología para trazar el ‘made in’: prueba y error en busca de la transparencia

0
110

De la cabra de Cachemira, al jersey listo para comprar en unos grandes almacenes. La trazabilidad es exactamente eso, la capacidad de rastrear toda la información sobre el viaje que ha tenido la prenda durante su producción. La moda lleva años ensayando cómo dar transparencia al ciclo de vida de sus productos, con pruebas piloto que no terminan de imponerse en el conjunto de la industria. Del Rfid al blockchain, LVMH, Levi’s o Nike juegan al prueba y error en busca de la transparencia.

La industria de la moda se encuentra en tela de juicio, sobre todo por la manera en la que las prendas se realizan. La cadena de valor del sector es una de las más difíciles de rastrear pero, a la vez, el consumidor cada vez demanda más transparencia sobre los productos que consume.

Trazar el viaje de la prenda aporta a las empresas de moda, primero, transparencia al proceso, ya que abre paso a un flujo de información sobre el producto nunca visto antes. Segundo, las compañías de lujo que venden productos únicos y auténticos pueden rastrear su producción para luchar contra las falsificaciones.

Ante esta realidad, los gigantes de la moda, desde el fast fashion hasta los grandes del lujo, están buscando el camino para tomar de nuevo el control de su cadena de producción y poder contárselo a sus clientes. “Las empresas necesitan soluciones para poder informar de los atributos que quieren comunicar”, explica Neliana Fuenmayor, sustainable fashion innovator, a Modaes.es.

La moda ha comenzado a testear soluciones tecnológicas para conseguir una mayor transparencia y la manera de comunicar la autenticidad de sus productos. Desde códigos QR en las prendas hasta el Rfid, un chip que nació en la Segunda Guerra Mundial y que ahora se utiliza para gestionar stock y validar la autenticidad de los productos, según indica Gabriel Farias, experto en aprovisionamiento, a Modaes.es.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here