Al chef Bourdain lo recordarán con cariño; usó la comida como herramienta para contar el mundo

 

Bourdain era una persona con una carrera envidiable, llena de prosperidad y éxito, a través de la comida conoció muchas culturas y tocó su corazón de múltiples maneras.

Ciudad de México, 8 de junio (AP).- Mucha gente creía que Anthony Bourdain tenía las carrera existente más envidiable. Él nunca lo negó.

“Tengo la mejor carrera del mundo” dijo una vez el trotamundos, desgustador de comidas y cuentacuentos culinario a la revista The New Yorker. “Si soy infeliz, es una falla de imaginación”.

Los fans de Bourdain estaban de luto desde el viernes, cuando supieron sobre su aparente suicidio, recordando todo, desde su intrépido consumo de corazón de una cobra palpitante o un testículo de oveja-“como cualquier otro testículo” remarcó- así como a su apoyo al movimiento #MeToo y a su bendito himno a los waffles de nueces empapados en jarabe en Waffle House.

“Lo quiero todo” escribió en sus memorias del 2000, “Kitchen Confidential”. “Quiero intentarlo todo por lo menos una vez”. Parecía que él lo había logrado, viajar al rededor del mundo en 200 días que presentó en uno de sus TV Shows, deleitandose con comidas sin lujo -que el desdeñaba- o tenía placeres más simples como tomar una cerveza fría y comer unos picantes fideos de Hanoi, que una vez compartió con el ex Presidente Barack Obama. Par él, la comida, a pesar de ser un gran placer, era más importante una herramienta para contar historias y un pasaporte para el mundo en general.

Era un estilo de vida, innegablemente glamorosa, tuvo un precio, afirmó en 2017 a The New Yorker. “Cambio de residencia cada dos semanas” dijo. “No recordaré tu cumpleaños. No estaré en los momentos especiales de tu vida”.

En el momento de su muerte, su novia la artista italiana, Asia Argento, acusó a Harvey Weinstein de violación sexual. En un ensayo escrito después de que el compañero chef Mario Batali fue acusado de agresión sexual, Bourdain escribió que “uno debe elegir un lado..estoy sin titubear e inquebrantablemente con las mujeres”. Argento escribió el viernes en Twitter que Bourdain ” era mi amor, mi roca, mi protector”.

Viajar por el mundo singificó visitar áreas en conflicto y con mucha pobreza y Borudain nunca sintió pena por ellos. En “No Reservations” programa del en el canal de TV, Travel Channel, fue a Haiti después del devastador terremoto del 2010, y reflejó su ambivalencia al estar ahí. “Estoy aquí hablando de la cocina local, eso significa que estoy paleando la comida en mi cara…que muchas personas no pueden pagar”. dijo.Y describió cómo sus bienintencionados esfuerzos por alimentar a los lugareños a su alrededor provocaron el caos y “niños hambrientos siendo golpeados con un palo”.

Hubo, por supuesto, un lado más alegre en sus viajes, incluidas algunas experiencias de alimentación salvajes y extrañas. En Marruecos, fue el testículo de oveja asada. En Canadá, fue el globo ocular de un sello sin procesar. En Namibia, era el final equivocado de un jabalí verrugón (terminó con un parásito). En Vietnam, era el corazón de una cobra que aún latía y que acababa de ser rebanado.

 Mucho más cerca de casa -Bourdain vivía en Nueva York, cuando no estaba de viaje- fue a una visita nocturna a Waffle House en Charleston, Carolina del Sur, descrita en términos poéticos por Bourdain como “una zona libre de ironía donde todo es hermoso y nada duele; donde todos sin importar raza, credo, color o grado de embriaguez son bienvenidos”. Tomando muestras del gofre de pacana ahogado en mantequilla y jarabe de arce, exclamó,” Esto es MEJOR que French Laundry, hombre “, refiriéndose al templo de Napa Valley de alta cocina.

Ese clip se compartía ampliamente el viernes, y los fanáticos también acudían en masa a Amazon, donde a media tarde, cuatro de los seis libros más vendidos fueron de Bourdain. “Kitchen Confidential” fue el número uno.

En ese aclamado libro, Bourdain, nacido en la ciudad de Nueva York y criado en Leonia, Nueva Jersey, describió con franqueza sus luchas personales, incluido el consumo de drogas que lo llevó a abandonar el Vassar College.

Pero prosperó en las cocinas de los restaurantes, y ese trabajo lo llevó al Culinary Institute of America, donde se graduó en 1978. Con el tiempo se convirtió en chef ejecutivo en Brasserie Les Halles en 1998. En el prefacio a la última edición de “Kitchen Confidential” Bourdain escribió sobre su conmoción por el éxito de su libro, que logró escribir levantándose a las 5 de la mañana antes de que empezar los turnos en su cocina.

“La nueva cultura del famoso chef es un fenómeno notable y ciertamente molesto”, escribió. “Si bien no ha sido más que bueno para los negocios … pocas personas son menos adecuadas para ser lanzadas repentinamente a la vista pública que los chefs”.

Los compañeros chefs famosos no siempre ganaron el respeto o la alabanza de Bourdain. Muchos ganaron su desprecio sin trabas. Entre ellos: Alice Waters, cuya insistencia en los alimentos orgánicos que una vez describió como “muy Khmer Rouge”. Llamó a Sandra Lee “puro mal” y algo peor. Llamó al chef de Nueva Orleans, Emeril Lagasse, “Ewok-like”, y al restaurante de Guy Fieri en Times Square, Guy’s American Kitchen & Bar, una “cúpula de terror”.

Pero Lagasse se convirtió en su amigo y twitteó el viernes: “Tony fue un gran alma, un mentor, un amigo, un padre y un chef increíble”. Su amigo Ripert, el famoso chef de Le Bernardin, lo llamó “un ser humano excepcional, un ser inspirador y generoso, uno de los grandes narradores de historias de nuestro tiempo que se relacionó con muchos”. Saul Montiel, chef ejecutivo del restaurante mexicano Cantina Roof Top en Manhattan, llamó a Bourdain “uno de los pocos chefs que valoraron el trabajo de Latinos en la cocina “.

Innumerables más escribieron sobre su conmoción y tristeza. Algunos señalaron que la muerte de Bourdain se produjo pocos días después del suicidio de la diseñadora de moda Kate Spade, también un gran shock para aquellos que la conocieron. La propia madre de Bourdain, Gladys Bourdain, editora desde hace mucho tiempo en The New York Times, dijo que no tenía indicios de que su hijo pudiera haber estado pensando en el suicidio.

“Él es absolutamente la última persona en el mundo que hubiera soñado haría algo como esto”, le dijo al Times. “Él tenía todo. Éxito más allá de sus sueños más locos. Dinero más allá de sus sueños más descabellados “.

Vía Sin Embargo

Share this post

No comments

Add yours