Los taxistas de la Ciudad de México llevan muchos años librando una batalla contra los servicios de transporte privado como Uber y Cabify. Hace más de cuatro años que estas plataformas empezaron a instalarse en la capital mexicana y, desde ese momento, muchas personas optaron por viajar a través de la aplicación que facilita el número de la matrícula y nombre del conductor. En un contexto en el que la inseguridad en los taxis y las licencias piratas no eran (ni siguen siendo) un caso aislado, estos servicios lograron responder a un nicho de mercado que reclamaba mayor seguridad.

Ahora, los taxistas han decidido no quedarse atrás y enfrentar sus problemas de seguridad con la tecnología. Para ello, el pasado mes de febrero, el Movimiento Nacional de Taxistas anunció la alianza con la empresa Nekso para ofrecer sus servicios a través de una plataforma digital. La app de los taxistas de la Ciudad de México obligará a que se lleve a cabo una capacitación y a que se evalúen los viajes.

Sin embargo, la modernización del servicio llegará de pleno con el fin de los taxímetros. A partir del mes que viene, todos los taxis de la capital mexicana estarán obligados a instalar una tablet de geolocalización en lugar del aparato tradicional. Así lo ha anunciado la Secretaría de Movilidad (Semovi) en la Gaceta Oficial, donde hizo oficial que el cambio será obligatorio y gratuito para los mas de 146.000 taxistas que operan por la ciudad.

La tablet controlará la distancia del viaje, el tiempo y el cobro, además de incluir la aplicación con la que los usuarios se registran y piden el servicio. En términos de seguridad, uno de los puntos más relevantes será que todas las personas que utilicen la app tendrán un botón de emergencia para alertar a las autoridades por cualquier incidente.

El botón supone un contacto directo con el Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto (C5) del Gobierno para que en caso de accidente de tráfico o problemas con el conductor, el usuario pueda obtener ayuda lo más rápido posible. Este punto supone uno de los cambios más significativos en esta nueva cara de los taxistas de la Ciudad de México que busca dejar atrás los conflictos del pasado y ponerse al nivel de las plataformas que han conquistado a una gran parte de los capitalinos.

La utilización de la tablet será obligatoria y eso permitirá que las licencias piratas tengan menos oportunidades para campar a sus anchas, que los asaltos puedan evitarse en ciertos casos y que las tarifas por minuto y kilómetro estén fijadas para que el conductor no aumente el precio del viaje a su antojo.

La Semovi anunció que la instalación de las tablets estará disponible a partir del próximo mes de abril y que, aquellos vehículos que no cumplan con esta medida, serán sancionados. De esta manera, la dependencia obliga a que todos los concesionarios implementan la tecnología en sus coches para evitar problemas que han salpicado hasta ahora el servicio de taxi en la Ciudad de México.

Los taxistas ‘se visten’ de Uber y Cabify

La modernización de los taxistas de la capital conseguirá aumentar la seguridad en algunos casos gracias a la aplicación, que dará detalles sobre el conductor y el nombre de la matrícula. Además, el botón del pánico puede resultar clave en un caso de emergencia.

Esta función fue la misma que adoptó Cabify después del asesinato de Mara Fernanda Castilla en Puebla en 2017. Como respuesta a un caso que puso en evidencia que la seguridad no puede ser garantizada al 100%, se propusieron medidas adicionales.

Asimismo, Uber ha optado por la misma estrategia en un intento por hacer frente a los casos de asalto que han ocurrido en la Ciudad de México. Por otro lado, habilitaron la opción de escoger a contactos con los que compartir los viajes y así tener un seguimiento de la ruta.

Estas medidas pueden disminuir el riesgo, pero no es una garantía total de que no puedan darse situaciones de peligro durante los viajes. Adicionalmente, para los taxistas puede ser un factor de peligro más el hecho de llevar en sus vehículos una tablet. Sobre todo en barrios más inseguros, los coches podrían ser asaltados para llevarse los aparatos electrónicos con los que trabajarán a partir de ahora los taxistas de la capital mexicana.

Luchar contra la inseguridad no es solamente un trabajo de los taxistas y la tencología no puede acabar totalmente con uno de los retos más importantes de la Ciudad de México y de otras partes del país. Sin embargo, el hecho de contar con medidas adicionales de seguridad, aunque estas no supongan una novedad y ya han sido implementadas por otras plataformas, puede marcar la diferencia en algunas situaciones para disminuir el número de incidentes.