México mantiene la puerta cerrada a Roku. El aparato que convierte el televisor en una Smart TV ha sido motivo de polémica desde el año pasado, cuando Cablevision logró una victoria judicial para que se paralizara la venta y distribución de los dispositivos en México. El argumento era que Roku comercializaba y reproducía contenido sin autorización.

Casi diez meses después de la primera medida contra la empresa, el Poder Judicial ha vuelto a fallar en su contra por infringir presuntamente derechos de autor y por incitar a la piratería.

Roku, por su parte, afirmó que su servicio no es ilegal y que tomarán acciones legales para que los dispositivos vuelvan a ser legales en México. Pero ¿cómo se ha llegado a este punto? ¿Cómo funciona realmente el servicio que está siendo motivo de polémica?

El acceso a las plataformas

El objetivo y el atractivo de Roku es que convierte cualquier televisor en Smart TV y los usuarios pueden ver canales de streaming de todos los géneros. En algunos de ellos, como Netflix, se necesita una suscripción aunque muchos otros son completamente gratis. Se calcula que Roku permite el acceso a 2.500 canales gratuitos y de pago como Vimeo, Crackle, YouTube y Plex.

Este servicio no es ilegal de por sí aunque las operaciones de algunas personas en México han puesto en peligro la supervivencia de la empresa en el país. El pasado mes de junio, Grupo Televisa interpuso una denuncia contra Roku por ofrecer presuntamente sus canales de pago de forma pirata, o sea, gratuitos. “Esperamos Roku haga ajustes en su software, como lo hacen otras plataformas de distribución de contenidos en línea, para que no se convierta en el aparato preferido por violadores de normas nacionales e internacionales en materia autoral”, afirmó la empresa en el momento de la denuncia.

Como respuesta, se falló a favor de Cablevisión y se interpuso como medida cautelar la venta y distribución de los dispositivos. El uso indebido de Roku por parte de terceras personas no es, en un principio, culpa de la empresa, pero los denunciantes subrayaron que sí lo es luchar contra la piratería que permite el acceso ilegal a canales de televisión de pago.

Al parecer, cientos de canales nacionales e internacionales pueden verse de manera gratuita a través de una app que se instala en el dispositivo con un código (sobre el cual no se ha identificado todavía el origen) y que cuesta 200 pesos. A pesar de los peligros de la aplicación, esta ha sido descargada en más de una ocasión en México.

The Competitive Intelligence Unit lanzó un estudio en el que arrojó que más del 40% del aproximadamente millón de usuarios en México utiliza Roku para ver contenidos de forma ilegal. En el país, “se modificó el sistema operativo del dispositivo y a cambio de una contraprestación mensual, se permite el acceso al contenido de muchas plataformas de manera ilegal”, señaló el estudio.

A pesar de los intentos por eliminar la medida cautelar, Juzgados del Distrito y Tribunales de la Ciudad de México, Coahuila, Veracruz y Nuevo León ha decidido mantener la prohibición porque los dispositivos pueden se reutilizados para “violar los usos honestos del comercio y la Ley Federal del Derecho de Autor”.

Roku no es lugar para la piratería

Las denuncias interpuestas y las medidas cautelares ponen a Roku como un instrumento peligroso que fomenta la piratería. Sin embargo, la compañía ha reiterado la poca veracidad de estas afirmaciones. Además, Roku tiene de su parte a otras empresas como Wal-Mart, Liverpool, Radio Shack, Sears y Best Buy, las cuáles han intentado revocar la prohibición para que puedan volver a comercializar los dispositivos.

Después de que la justicia volviera a dar un golpe duro contra Roku, la empresa afirmó en un comunicado que la medida que impide la venta de los aparatos “perjudica a los consumidores, a los proveedores de contenido y a mayoristas y minoristas, además de coartar la innovación en el sector de televisores”. Respecto a las acusaciones que afirman que la piratería es algo común en los dispositivos, Roku añadió:

Quienes están detrás de este fallo jurídico han declarado que los dispositivos Roku facilitan la piratería. Muy al contrario, Roku no permite que su plataforma se use con intenciones de piratería y consistentemente toma medidas en contra de la piratería a través de su software y de sus herramientas, así como de alianzas con otros socios de la industria del entretenimiento.

Roku llegó a México para quedarse y su lucha por reinstaurar las ventas en el país no ha hecho más que comenzar.

Acciones legales

Los esfuerzos hasta ahora no han logrado acabar con la mala época de Roku. Por un lado, empresas como Grupo Televisa, con el apoyo de la justicia mexicana, le acusan de fomentar las piratería y de ofrecer servicios ilegales en sus dispositivos. Por el otro lado, Roku niega todas las acusaciones pero, por el momento, no ha logrado mostrar las evidencias necesarias que logren revocar la medida cautelar que prohíbe sus ventas.

Mientras que las vías ilegales a las que presuntamente se puede llegar a través de Roku son estudiadas, la compañía afirmó este lunes 2 de abril que presentará acciones legales contra la decisión de la justicia mexicana.

El problema de base radica en que el uso de los dispositivos no es ilegal aunque los problemas relacionados con la piratería han llenado de sombras el aparato que ofrece canales tanto nacionales como internacionales. Debido a las consecuencias que tiene para Roku la decisión de la justicia de mantener la prohibición, subrayaron que “redoblaremos nuestros esfuerzos en la búsqueda de nuevas acciones legales, con el fin de restaurar las ventas de los dispositivos de Roku en México”.