Se acabó lo que se daba. Spotify, según han reportado varios usuarios, se está poniendo especialmente seria con aquellos que se están saltando las normas con el fin de hacer un uso fraudulento de su aplicación, obteniendo funciones de suscriptores premium de manera gratuita gracias a los múltiples métodos que existen para ello en la actualidad.

Según reporta Torrent Freak, el servicio de música en streaming está comenzando a identificar a aquellas personas que están haciendo uso del servicio mediante una aplicación modificada o servicio de terceros que obtiene opciones de suscripciones de Spotify sin estar, efectivamente, suscrito de ningún modo a la plataforma. Estas han cobrado especial relevancia en los últimos tiempos, siendo extremadamente sencillo saltarse las medidas de seguridad existentes y escuchar música, por ejemplo, sin anuncios.

2018 es un año clave para Spotify, con una inminente salida a bolsa, la necesidad implícita de demostrar su rentabilidad más que nunca y con un primer altavoz inteligente que podría ver la luz también este año. Con esto en mente, resulta evidente el interés por suprimir los malos usos de su plataforma y, si fuera posible, convertir a algunos de esos usuarios que se aprovechan de manera gratuita del servicio en usuarios de pago.

Una primera advertencia

Spotify está comenzado a enviar un mensaje a determinados usuarios en los que se ha detectado que están haciendo uso de este método de uso no permitido, advirtiendo de que su cuenta ha sido desactivada de manera temporal. Para volver a activarla, dicen, únicamente hay que desinstalar la aplicación maliciosa e instalar de nuevo la oficial a través de la tienda de aplicaciones que corresponda.

Pero ¿y si se hace caso omiso? Como bien se asegura de señalar Spotify en el mensaje, en caso de detectarse repetidamente el comportamiento que ha derivado en la infracción se procederá a la eliminación permanente de la cuenta. “Si detectamos el uso repetido de apps no autorizadas que violen nuestros términos, nos reservamos todos los derechos, incluyendo la suspensión o eliminación de tu cuenta”, sentencia la nota.

De los 159 millones de usuarios que actualmente tiene el servicio, únicamente 71 millones de ellos son de pago, una cantidad que sirve a Spotify para liderar el campo de la música en streaming pero que continúa sin asegurar un futuro consolidado a la empresa. Todo cuanto se haga por aumentar ese número o, al menos, por evitar que usuarios saquen provecho de la plataforma sin pagar, es bienvenido.