Ripley fue utilizado durante 2015 y 2016, según apuntaron fuentes a Bloomberg, y el programa permite cambiar de forma remota las contraseñas y bloquear los datos de ordenadores y teléfonos, así como apagar los dispositivos. La sede de la compañía en San Francisco habría utilizado esta herramienta durante la redada policial de Montreal en 2015, además de en otras ciudades fuera de Estados Unidos. Los trabajadores canadienses contactaron a las oficinas centrales de Uber y, cuando las autoridades quisieron acceder a los ordenadores de la compañía, estos ya habían sido desconectados y la policía se retiró sin evidencias contra la plataforma.

Después de que Uber estuviera en el punto de mira de las autoridades en varias ciudades, el equipo desarrolló el llamado “protocolo de visitante inesperado”. La herramienta fue creada por el departamento legal y de seguridad aunque los jefes de los departamentos, Joe Sullivan y Salle Yoo, ya no se encuentran en sus puestos. Ninguno de los dos ha respondido a las solicitudes de información sobre Ripley.

Las fuentes afirman que el programa fue utilizado como mínimo en veinte ocasiones y admitieron que Ripley pudo ralentizar las investigaciones que se estaban llevando a cabo contra Uber. En el caso específico de Montreal, la juez afirmó que la compañía quería proteger la evidencia de sus actividades ilegales y que sus acciones reflejaron “todas las características de un intento de obstruir justicia”. Por su parte, Uber afirmó que colaboró con las autoridades y que nunca borró los archivos.

En un comunicado, el servicio de transporte destacó que “al igual que todas las empresas con oficinas en todo el mundo, tenemos procedimientos de seguridad para proteger los datos corporativos y de los clientes”, y añadió:

Cuando se trata de investigaciones gubernamentales, nuestra política es cooperar con todas las búsquedas y solicitudes válidas de datos.

Ripley pudo proporcionar a Uber la opción de seleccionar la información que proporcionaban a las autoridades. De esta manera, si una agencia gubernamental tenía el permiso para acceder al sistema de Uber, los trabajadores de la compañía pudieron haber borrado los datos que menos les interesaban y dejar al descubierto solo una parte de la información.

Muchos de los empleados no tuvieron constancia de la utilización del programa y algunos de ellos se sorprendieron cuando las autoridades les pedían que encendieran sus ordenadores y no podían hacerlo. Los trabajadores que sabían de la existencia de la herramienta la acabaron llamando Ripley por la protagonista de la saga Alien, Ellen Louise Ripley​, interpretado por Sigourney Weaver.

El descubrimiento del programa ha sido una prueba más de los esfuerzos de Uber por intentar, presuntamente, evadir información a las autoridades. Ripley se une a otras herramientas como Greyball que fueron utilizadas con este fin, poniendo de relieve los problemas de la plataforma en muchas ciudades alrededor del mundo y sus estrategias para combatirlos. Hasta el momento, Uber no se ha pronunciado sobre la existencia del programa Ripley.