Es un duro golpe para el sector de taxi. El recurso que Elite Taxi -una de las gremiales que más ha batallado en contra de las operaciones de los nuevos modelos de negocio en el sector del transporte privado por las ciudades-, presentó ha sido rechazado por el Tribunal Supremo. En concreto, este texto solicitaba la salida de Uber y Cabify en el proceso que la CNMC inició para modificar la ley que el Gobierno impulsó en 2015 para regular la concesión de licencias VTC en España. Según Elite Taxi, que ahora deberá hacerse cargo de las costas del proceso, la inclusión de estas compañías en el proceso respondía aun interés claro por la liberalización del sector de las licencias en España. Según el auto, publicado por El Español, el Supremo no ve motivos para expulsar a las dos compañías del proceso. Y la razón es muy simple: Cabify y Uber no son las empresas propietarias de las licencias VTC, estado este título en manos de sus conductores. De nuevo, el papel de intermediario juega a favor de estas compañías de transporte.

Casi en el último momento y con la presión del sector del taxi, el ROTT se aprobó para regular esa setuación. La CNMC entendió que la nueva regulación respondía a una situación de monopolio por parte del gremio del taxi sobre el transporte por las ciudades. Ya desde el primer momento, esta institución dejó clara su posición al respecto de este sector. En marzo de 2016, la CNMC salió en defensa de los nuevos modelos económicos a través de un informe que, entre otras cuestiones, pedía la desregularización del taxi, los autobuses y las viviendas turísticas en España.

Aún así, el ejercicio de la CNMC sigue estando altamente enfrentado con el propio Gobierno que, lejos de acercar posiciones con la institución de la competencia, su nueva regulación ha dibujado un panorama mucho más restrictivo con las licencias VTC. Que junto al parón en el supuesto incremento en la resolución de licencias paralizadas se dibuja un panorama un poco más complicado.