Destrucción y muerte: Lo que no te contaron del terremoto del 85

Hace tres décadas la Ciudad de México y la zona conurbada fue sacudida por un fuerte sismo de 8.1 grados en la escala de Richter, que dejó a su pasó una ola de devastación total tanto de bienes materiales como vidas humanas.

Dos minutos bastaron para que miles de casas quedaran vacías, con las estructuras dañadas, dobladas o de plano desquebrajadas.

Dichos derrumbes mataron a cientos de personas aquel jueves por la mañana, mientras que muchas otras quedaron atrapadas entre los escombros, en un panorama de total desolación.

LOS DATOS

Cerca de 16 recién nacidos fueron rescatados de entre los restos de edificios, por lo que fueron conocidos como los ‘bebés milagro’.

Uno de ellos era Araceli Santamaría Romo, quien nació el 18 de septiembre de aquel año y su madre se recuperaba del parto en el Hospital Juárez.

Había sido dada de alta para el siguiente día, pero gracias al movimiento telúrico, no pudieron salir del nosocomio.

Ambas quedaron sepultadas en medio de tierra y enormes pedazos de concreto: el rescate de la madre duró dos días más que el de la pequeña.

Informó que actualmente Araceli es química farmacéutica bióloga y trabaja en el área de servicios farmacéuticos del Hospital Infantil de México “Federico Gómez”, al que fue llevada para su atención luego de haber sobrevivido a la catástrofe.

Organizaciones civiles crearon un fideicomiso para apoyar al grupo de niños sobrevivientes del temblor, de esta forma a los pequeños se les cubrieron gastos médicos, educación y en algunos momentos, alimentación, pues algunos perdieron a sus padres.

Para Araceli, el apoyo se le dio hasta que terminó los estudios universitarios, a los 23 años, edad en la que entró a trabajar en este centro de salud.

Share this post

No comments

Add yours