A prisión ingeniero de EUA por vender información a supuesto espía ruso


Los Angeles.- Un ingeniero estadounidense, del sur de California, fue condenado hoy a cinco años de cárcel acusado de vender secretos militares a un presunto espía ruso, reportó la procuraduría federal en Los Angeles.

El ingeniero residente de Culver City, un suburbio de este condado, reconoció en mayo pasado ser culpable de haber vendido secretos militares a un espía ruso, que en realidad era un agente secreto de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), por lo que fue sentenciado a 60 meses en una prisión federal.

La investigación iniciada desde 2015 sobre Gregory Allen Justice, de 49 años, tomó un aspecto surrealista cuando le dijo al agente encubierto que estaba enamorado de cintas de espionaje, incluyendo “The Americans”, sobre un par de espías rusos que viven en Estados Unidos durante la Guerra Fría.

Durante un intercambio posterior, Justice -quien era ingeniero de programas militares y comerciales de satélites – y el agente hablaron sobre cómo “querían tratar de construir el tipo de relación representada en el programa de televisión ‘The Americans’ “, según los registros judiciales.

De acuerdo con los reportes judiciales, el ingeniero dijo al supuesto agente de inteligencia ruso que necesitaba dinero para cuidar a su esposa enferma, sin embargo los registros bancarios mostraron que Justice estaba gastando su dinero en otra mujer que a su vez lo engañó en una relación en línea.

La mujer le envió fotos de una modelo europea que ella falsamente afirmó eran de sí misma y lo convenció de enviar dinero y regalos a través del correo, de acuerdo con los archivos de la corte.

El juez George H. Wu dijo que el crimen era “extremadamente molesto”, pero rechazó la solicitud de los fiscales por tiempo adicional, diciendo que no había pruebas suficientes para respaldar su afirmación de que Justice también había estado planeando asesinar a su esposa.

En un escrito presentado el mes pasado, los fiscales dijeron que Justice había pedido al agente encubierto, durante una de sus reuniones finales, que le suministraran Anectine, un potente relajante muscular que administrado en sobredosis puede causar paro cardíaco.

Justice le dijo al agente que los médicos habían administrado el medicamento a su esposa en el pasado y que quería usarlo para ayudarle a aliviar sus problemas crónicos respiratorios durante el sueño. Esa excusa, escribieron los fiscales en la presentación, era una mentira.

Los expedientes médicos mostraron que a la esposa de Justice nunca se le había dado dicha droga. Y cuando un agente interrogó a Justice sobre la droga después de su arresto, éste reconoció que estaba “consciente de que fuera de un hospital, el Anectine se usaba con más frecuencia como veneno para matar”.

Justice trabajó en satélites comerciales y militares vendidos a la Fuerza Aérea, la Marina y la Administración Nacional para la Aeronáutica y el Espacio (NASA), según los registros de los tribunales federales.

Como ingeniero, tuvo acceso a secretos comerciales restringidos, incluyendo tecnología, planes de cifrado para la comunicación con satélites y datos técnicos cubiertos por la Lista de Municiones de Estados Unidos, explicaron las autoridades federales.

Debido a que algunos de los secretos comerciales eran sensibles, estaban restringidos, bajo el Reglamento de Tráfico Internacional de Armas, a ser difundidos fuera de Estados Unidos.

En noviembre de 2015 las autoridades ya habían detectado posibles problemas con Justice cuando al realizar un chequeo a su computadora reveló que había insertado un dispositivo USB que contenía cinco carpetas con dibujos mecánicos detallados e información de diseño para un programa de satélite.

Cuando las autoridades registraron su coche, encontraron notas escritas a mano con las direcciones para el consulado general de Rusia en San Francisco, así como la embajada rusa en Washington.

A partir de entonces el FBI ideó su estrategia para atrapar a Justice y el agente encubierto entró en contacto con él en febrero del año pasado, dijeron las autoridades federales.

Durante los próximos seis meses, el agente hizo varios pagos en efectivo de 500 o mil dólares a cambio de discos compactos que contenían archivos sensibles con información satelital, dijo el FBI.

En mayo pasado, Justice se declaró culpable de los cargos de intentar cometer espionaje económico e intentar enviar información restringida fuera de EU en violación de la Ley de Control de Exportación de Armas y el Reglamento de Tráfico Internacional de Armas.

Ntx.



Vía El Arsenal

Share this post

No comments

Add yours