LeBron James responde a los sucesos en Charlottesville

 

Los lamentables hechos en Charlottesville, Virginia, han dado la vuelta al mundo y ha escandalizado a millones de personas por las imágenes tan surrealistas que pudimos ver durante el fin de semana.

Alrededor del campus de la Universidad de Virginia vimos banderas neonazis, confederadas (que datan de la Guerra Civil y pertenecen al bando que se oponía a abolir la esclavitud) y resurgimientos del Klu Klux Klan, secta racista que persiguió a los afroamericanos por casi un siglo.

Es inaudito ver símbolos que, en su determinado momento y su determinado espacio geográfico, defendieron -con ideales francamente primitivos- algunos de los peores crímenes en la historia de la humanidad.

Hoy, Donald Trump, en vez de condenar el resurgimiento de este tipo de sectas racistas y de ideologías supremacistas, anuncia que la culpa recae en ambos lados de las protestas, cuando gente inocente murió defendiendo la igualdad de todas las razas.

LeBron James, quizás el atleta norteamericano más valioso e influyente del mundo, rompió el silencio y emitió una opinión sobre estos desgarradores eventos, por medio de su cuenta de Twitter.

Estas fueron sus palabras:

“El odio siempre ha existido en América. ¡Sí, eso lo sabemos, pero Donald Trump lo ha vuelto a poner de moda! ¡Las estatuas ya no tiene nada que ver con nosotros!”, reclamó el basquetbolista de los Cleveland Cavaliers.

LeBron James vivió en carne propia este racismo que vuelva a aflorar en Norteamérica. Su casa en Los Ángeles fue grafiteada con la palabra “nigger” (adjetivo peyorativo para decir “negro”), justo antes del primer juego de la serie final de este año contra Golden State.

“No importa cuánto dinero tengas… Es difícil ser negro en Estados Unidos”, sentenció en aquel momento el basquetbolista, rostro de la NBA.

Vía Estadio

Share this post

No comments

Add yours