En este cuarto episodio de la temporada 7 de Juego de Tronos, llamado “The Spoils of War”, por fin pudimos ver muchísima acción en un sólo capítulo; de esos que han hecho de esta serie un deleite y todo un fenómeno televisivo.

Te recordamos que:

Es cierto que las cosas no han ido nada bien para Daenerys. La estrategia con la que intentaría apoderarse del Trono de Hierro solo había anotado derrotas para su causa. Así encontramos a Jaime Lannister recogiendo el botín de Highgarden y preparar el regreso a King’s Landing con las manos llenas. Por supuesto que las últimas palabras de Olenna lo tenían hecho una furia, cosa que pronto notó el desgarbado (pero útil) Bronn.

Por su parte, la reina Cersei está lidiando con el representante de Bravos quien no pierde oportunidad para manifestarle el apoyo económico para su empresa: tener en orden y bajo su mando a todo el continente de Westeros.

En Winterfell una chica llega a la puerta diciendo que es la mismísima Arya Stark. ¿Por qué siempre ha de pasarle esto? Es conmovedor que luego de separarse tanto tiempo, desde la primera temporada, los hermanos Stark se encuentren de nuevo. Claro que, cada uno ahora es una persona muy distinta a la que salió del castillo: son seres completamente distintos (si no preguntémosle a Bran… o a Arya… o a Jon, en fin).

En Dragonstone las cosas van muy bien para “el hielo y el fuego (If you know what I mean). Jon Snow y Daenerys Targaryen revisan la cueva donde se encuentra el precioso material para matar a los caminantes blancos y Jon le muestra unas inscripciones antiquísimas, cuando en esas tierras convivieron los Hijos del Bosque y los Primeros Hombres. Este par de grupos, que luego pelearían entre sí, tuvieron un enemigo en común: los caminantes blancos. Es entonces cuando Dany le dice a Jon que peleará con él contra ese enemigo pero que debe arrodillarse ante ella (eso es no quitar el dedo del renglón).

Estamos en esto cuando la Mano, Tyrion Lannister, y Varys van con Dany a avisarle que tomaron Casterly Rock… pero tienen terribles noticias. Entonces Daenerys se da cuenta de la terrible situación en la que se encuentra y que su estrategia simplemente ha ido de error en error. Enojada de pronto le pregunta a Jon qué haría él. Es un buen movimiento del guion que Jon no se apresurara a explicar o a querer “arreglar” la situación y optar por recordarle a Danenerys que ella ha podido con muchas más cosas que estas. No cabe duda de que los mejores consejos son esos que se dan con el objetivo de que la otra persona recuerde de qué está hecha y dejar de lado el ego propio. ¡Bien ahí Jon!

Sin duda el buen ser Davos es el catalizador de los diálogos y de las situaciones más complejas. Él le revela al mismo Jon que se le ve muy interesado por el “buen corazón” de la Madre de Dragones. Un acierto este personaje, se disfruta mucho.

Un barco de la flota Greyjoy se acerca a costas de Dragonstone. De la barca baja Theon y una pequeña flota. Al reconocer a Jon comienza a hacer su cara esa de cobarde que hemos visto tantas veces. Jon lo recibe cómo se debe pero le perdona la vida porque ayudó a Sansa. Es entonces cuando Theon y los demás informan de la suerte de la flota que iba a sitiar a King’s Landing y de Yara Greyjoy. Cuando preguntan sobre la reina dicen: “No está”.

Esto último sí que sorprende. Es entonces cuando intuimos que nada irá bien para el ejército triunfante de la toma de Highgarden. Pronto se escuchan unos sonidos de guerra que se acercan. Apesar de que se forman filas y se preparan para defender lo que queda del botín (y obviamente salvar su vida) una horda de temibles dothrakis se asoma por la colina… y lo que es peor, el rugido de una bestia anuncia que ésta se acerca por el horizonte. Los hermanos de sangre de Danenerys y ella misma a los lomos de su amado dragón arrasan con el ejército de Jaime.

Bronn saca el arma gigante contra dragones y en una escena llena de tensión y emoción le dispara. Primero falla pero luego acierta. Lo que sí es que no contaba con que se necesitará mucho más que eso para acabar con un dragón. Dany se baja a quitar la lanza del dragón y Jaime se acerca con una lanza. No ha dejado de subestimar a la Madre de dragones y sus hijos…