Pese a que la beta para desarrolladores de iOS 11 lleva con nosotros desde junio, todavía siguen saliendo a la palestra secretos incluidos desde la primera versión. Pese a que la mayoría de novedades han venido de la manos de las filtraciones del HomePod, que ha puesto en manos de la opinión pública un sinfín de rumores sobre el futuro iPhone 8, sus sensores Face ID y el comportamiento de parte del nuevo sistema operativo en ese modelo, también hay muchas cosas tangibles que vamos recibiendo en las sucesivas betas de iOS 11.

Lo nuevo que se ha descubierto en las betas de iOS 11 en la posibilidad de que, en caso de emergencia o de fuerza mayor, el usuario pueda desactivar automáticamente Touch ID para evitar que sea forzado a utilizar sus huellas bajo coacción o, simplemente, en caso de emergencia. La desactivación es temporal, y no limita el acceso al terminal: podremos acceder a los datos de emergencia, así como a las funciones de apagado pero no podremos acceder a los datos almacenados en el terminal si no introducimos la contraseña del mismo.

En así, la función es similar a que incorpora iOS 10 y anterior, que desactiva Touch ID cada vez que reiniciamos el terminal o lo actualizamos, obligándonos a introducir el código para poder restaurar la función de reconocimiento de huella. Esta nueva función se activa, si el usuario quiere, pulsando cinco veces de forma rápida el botón de encendido/reposo, y parece que está enfocada a evitar que el usuario sea obligado a utilizar su huella para identificarse.

Con los rumores de la obligatoriedad de permitir el acceso a nuestro terminal en los controles de fronteras, este sistema se antoja más que interesante, desde que te puede obligar en un momento de presión a utilizar tu huella para desbloquear el terminal, pero bajo ningún concepto a entregar tus contraseñas o PINs, algo para lo que la ley requiere una orden especial.