La neutralidad de la red en Estados Unidos se encuentra bajo amenaza y esto no pinta nada bien para el futuro del internet.

 

 

El pasado abril, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) presentó una iniciativa que plantea reformar la Orden de Internet Abierto, que defiende la neutralidad de la red, por considerarla una regulación excesiva que ha dañado al pequeño empresario y ha minado la inversión en infraestructura de telecomunicaciones.

La neutralidad de la red supone que todos los proveedores de internet deben tratar todos los sitios web de manera equitativa, prohibiendo el bloqueo o la ralentización de los sitios web que no estén alineados con los intereses políticos o comerciales de empresas como AT&T, Verizon o Comcast.

Mientras el Gobierno, la industria y las organizaciones civiles se encuentran en pláticas que podrían derivar en la reforma, algunos de los sitios de internet más utilizados por los norteamericanos se unieron ayer (12 de julio) en el Día de Acción para Salvar la Neutralidad de la Red para manifestar su inconformidad ante los planes de la FCC y la administración de Donald Trump.

 

Participación de Google, el servicio que concentra el 75% de las búsquedas de los internautas estadounidenses, durante las protestas por la neutralidad de la red.

Entre los participantes figuraron Google, Facebook, Twitter, Netflix, Amazon, Pornhub, Kickstarter, YouTube, Reddit, Twitch, Etsy y Tumblr; todas ellas, ofrecieron canales para continuar la protesta: algunas permitían enviar correos electrónicos o escribir comentarios sobre el tema en la web de la FCC.

La organización Demand Progress, informa que la protesta colectiva resultó en 2 millones de comentarios en la página del regulador de las telecomunicaciones estadounidenses, 5 millones de correos electrónicos enviados al Congreso, 124.000 llamadas a los representantes populares, 20 protestas físicas a las oficinas de los congresistas y la suma de algunas figuras públicas a la demanda.

Sin embargo, en la toma de la decisión estas muestras de inconformidad podrían valer muy poco. Aunque Ajit Pai, el comisionado general de la FCC, abrió los comentarios del público en general durante noventa días con la intención de que estos sean tomados en cuenta, en realidad, la decisión se tomará dentro de la comisión.